Tres planes low-cost (y de último minuto) para San Valentín

Lo sabemos, teníamos que haber publicado esta entrada hace semanas 😱. Pero el ajetreo del día a día nos ha impedido ponernos manos a la obra hasta ahora. Si como nosotros, tenéis que hacer malabares entre el trabajo, instagram, el gimnasio, los amigos… y no habéis tenido tiempo de pensar en nada especial para San Valentín estáis en el lugar adecuado.
Ya sea en compañía de amigos o en soledad, cualquier momento es bueno para disfrutar de una copa de vino. Sin embargo, hoy vamos a aprovecharnos de esa reputación que tiene el vino de acompañar a las “ocasiones especiales” para proponeros tres planes low-cost para San Valentín de último minuto, para celebrarlo de forma original y accesible a todos los bolsillos.

1. La fruta del pecado

Hace algunos años fui de vacaciones a Sicilia con mi pareja. Estábamos paseando por las calles de Palermo cuando empezó a diluviar. Buscamos refugio en un bar donde pedimos un par de copas de vino para entrar en calor. La propietaria del local nos trajo dos copas de Nero d’Avola, una variedad de uva local y nos propuso acompañar la degustación con un plato de fruta. Mi pareja y yo quedamos tan sorprendidos por la agradable combinación como por el precio de la experiencia (¡Nos cobraron 20 euros!).
Si no tenéis tiempo de reservar billetes para Sicilia os proponemos reproducir la experiencia en casa. Solo necesitaréis una botella de vino y un plato en el que dispondréis de forma circular rodajas de naranja, plátano y manzana (u otras frutas de vuestra elección) espolvoreadas con canela. Como banda sonora dos recomendaciones (advertencia: peligro de subida de azucar):

2. Una excursión al mar

Nuestra segunda propuesta de planes low-cost para San Valentín nos lleva a la Bretaña francesa, tierra en la que viví por muchos años. Allí, muy cerca del Mont Saint Michel 😍 se encuentra la pequeña localidad de Cancale, famosa por sus ostras. Uno de los planes típicos del fin de semana era hacer una excursión hasta el puerto de pescadores, donde vendían por docenas ostras de diferentes categorías para degustar en el lugar. Algunos puestos disponían también de vino para acompañar las ostras aunque era muy normal que los visitantes llevaran sus propias botellas.
Si queréis recrear esta experiencia solo tenéis que poner a enfriar una botella de vino blanco y llevárosla en una neverita hasta la lonja de pescado de la ciudad costera más cercana. Haceros con un cuchillo especial para abrir ostras y un limón y disfrutar del sonido de las olas y las gaviotas como banda sonora.

3. Un baño embriagador

En mi última visita a Italia una amiga me regaló una cesta con productos de belleza de la marca aulina a base de uva Nebbiolo (una variedad típica de los vinos del Piamonte). Entre esos productos me ha gustado especialmente el jabón, con una textura granulosa que masajea agradablemente la piel y una fragancia sugerente y embriagadora.
¿Ves por donde va este plan? Preparad un relajante baño para dos y acariciad con este jabón a vuestro acompañante al tiempo que disfrutáis de dos copas de vino piamontés y seguro que disfrutaréis de un San Valentín inolvidable. No sabemos si esta página realiza envíos al extranjero, pero seguro que podéis encontrar algún jabón similar en alguno de los herbolarios de vuestra zona. Como sustituto al vino de Nebbiolo os proponemos este Rioja.

¿Qué os parecen estas propuestas de planes low-cost para San Valentín?
Podéis compartir vuestros resultados así como otras sugerencias para celebrar San Valentín con vino en los comentarios 👇🏼 y redes sociales. 📲

Deja un comentario