Los ignorantes o el arte de compartir lo que nos gusta

Una novela gráfica que nos adentra en el mundo de la viticultura

Los ignorantes es el título de una novela gráfica de Étienne Davodeau que nos adentra en el mundo de la viticultura. La obra narra la experiencia real del autor, quien para documentarse para la realización de un cómic propone al viticultor Richard Leroy ir a trabajar a sus viñas. Durante este periodo, ambos personajes comparten vino, lecturas y reflexiones. De esta forma, estos dos “ignorantes” van descubriendo un nuevo mundo respectivamente mientras disfrutan del vino.

“La degustación de un libro quizás sea más solitaria que la de un vino. Pero tienen en común que su sabor se despliega y se adapta a la conversación.”

Cuando empezamos a leer este libro buscábamos una lectura sencilla y amena que pudiera servir para adentrarse en el mundo del vino, ¡pero también resultó ser una excelente introducción al universo del cómic!. A través de los diálogos entre los dos protagonistas se establece un maridaje entre ambos mundos que deja un excelente sabor en boca. He aquí los tres aspectos que más nos han cautivado:

1. “¡Pero es que todo es subjetivo en el vino!”

Esta obra muestra que hay infinitas formas diferentes de hacer vino y que todos podemos disfrutar del vino basándonos en criterios personales y subjetivos ¿te suena?. Así, el libro introduce una corriente de frescura y libertad dentro de un mundo tradicionalmente percibido como cerrado y elitista.

2. ¡No me jodas! ¡El vino es un momento de relajación! ¡Un vínculo entre la gente!

disfrutar del vino comic

Además, la obra subraya especialmente la importancia de las relaciones sociales que se establecen en torno a la degustación y a disfrutar del vino. Así, el descubrimiento de nuevos caldos va ligado al intercambio de opiniones y sirve para crear nuevos lazos de amistad. ¿Qué mejor forma de disfrutar de un vino que hacerlo en compañía de nuevos o viejos amigos?

3. “En nuestras copas recuperamos la potente belleza del lugar.”

Por último, hay que destacar el valor que la obra concede al vino como nexo entre la tierra y las personas. De esta forma, descubrir un vino es descubrir una tierra y a sus habitantes; un viaje de todos (y en todos) los sentidos.

La proximidad física y por tanto mental, del viticultor con su trabajo es fundamental… Piensa en eso cuando bebas vino.

En conclusión, recomendamos este libro para todo aquel que quiera introducirse de forma sencilla y amena en el universo de la viticultura o de los cómics. Nosotros realizamos nuestra lectura acompañados de una copa de Tinácula X, pero al final de la obra aparece un listado con todos los cómics y vinos citados en la misma así que, si queréis, podéis ir probando los diferentes vinos al mismo tiempo que los protagonistas -¡esto sí es una propuesta de cata!, y si la realizas… ¡invítanos!-.


Si no tenéis todas estas botellas en vuestra bodega, pero aún así queréis imitar la sensación de ir probando diferentes tipos de vino a lo largo de la lectura podéis uniros al Club y experimentar qué vinos acompañan mejor a esta lectura.

¿Y vosotros? ¿Conocéis otros libros o cómics sobre el mundo del vino? ¿Habéis probado alguno de los vinos de Richard Leroy o de los otros vinos que menciona? ¿Qué maridajes lectura/vino podéis recomendar?
¡Esperamos vuestros comentarios en el Blog!

Etiquetado , ,

Deja un comentario