7 maneras locas de abrir una botella de vino sin un sacacorchos

¿Cuántas veces has querido abrir una botella de vino y no tenías un sacacorchos a mano? Seguro que más de una vez, pero tranquilo, desde Yavino queremos darte sugerencias para abrir una botella de vino con un “sacacorchos casero”. Aunque no podemos asegurarte que estas sugerencias son 100% efectivas, tienen una gran probabilidad de que te saquen de apuros y tu comida o cena no se vaya al garete, por no tener un sacacorchos.

 

Aquí van las 7 sugerencias locas:

1. Coge un tornillo (cuanto más largo mejor), un destornillador y un martillo

Este es probablemente uno de los métodos más seguros de esta lista, pero requiere algo de resistencia y fuerza, ya que te puede cansar fácilmente. Simplemente coge un tornillo, preferiblemente uno largo, y atorníllalo en el corcho con un destornillador hasta que quede 3 cm más o menos del tornillo por fuera. Entonces, coges la parte trasera del martillo, lo pones bajo el tornillo y empujas el corcho hacia fuera. ¡Ten a mano una toalla! Es posible que la necesites para limpiarte el sudor de la frente una vez que la misión se haya completado, y ya de paso tenla contigo para las otras sugerencias.

2. Coge una llave o un cuchillo

Esta opción es bastante similar a la primera. Esta vez, sin embargo, solo usas tus llaves, un cuchillo dentado o algo que funcione de manera similar. Sumerges el cuchillo o la llave en el corcho en un ángulo de 45 grados, más o menos, y mueves la parte superior de éste en un círculo, girando el corcho hacia fuera lentamente. Después de un par de rotaciones, el corcho debería salir. Asegúrate de meter tu objeto en el corcho porque si no lo haces, el corcho podría deshacerse, ¡lo que sería horrible!. Imagínate, vino con sabor a corcho. Si esto ocurre, siempre puedes recurrir a la solución de la opción 3.

3. Introduce el corcho con el mango de una cuchara de madera

Este también es un método bastante seguro para usar en comparación con algunos de los otros de esta lista, pero tiene sus desventajas. Para abrir la botella, simplemente coge el mango de la cuchara de madera, o algo similar, y empuja el corcho hacia dentro de la botella de vino. Desafortunadamente, es casi imposible sacar el corcho de la botella una vez que se empuja hacia dentro. Además, si la botella de vino es vieja, el corcho puede deshacerse en el vino una vez que se empuja. Esto es en verdad algo horrible, pero si estás con amigos y planeáis beberos toda la botella, ¡no tienes por qué preocuparte! Atento a nuestro consejo estrella: Puedes usar un colador y verter la botella de vino a través de un decantador. ¡Tachán!

4. Coge una bomba de bicicleta

¡Qué locura! ¡Una bomba de bicicleta, sí! Eso sí, este método es muy sencillo. Coge una bomba de bicicleta que tiene una aguja y la sumerges a través del corcho, hasta que pueda llegar el aire al vino. Entonces bombeas aire dentro de la botella. A medida que bombeas aire, el corcho debe salir lentamente de la botella por la presión del aire. ¡Solucionado!

5. Aplica calor para sacar el corcho

¿Calor, soplete…? ¡Sí! Si tienes un soplete puedes aplicar calor a la parte de la botella de vino que está justo debajo del corcho. El calor debería forzar al corcho a moverse hacia arriba y, finalmente, a salir de la botella. Sin embargo, asegúrate de que la botella NO ESTÉ FRÍA. Por favor, repetimos: ¡QUE NO ESTÉ FRÍA!, o de lo contrario podría explotar por el rápido cambio de temperatura, ¡sería un desastre!

6. Abrir la botella con un zapato…

¡Esto es de locos!, pero puedes intentarlo, seguro que tienes un zapato a mano, y sino, te quitas el que llevas puesto. Envuelves el fondo de la botella de vino en una toalla, simplemente la pones al revés entre tus piernas mientras estás sentado y la golpeas con el zapato. Eso sí, no es un proceso rápido, así es que ármate de paciencia. Recuerda que debes parar antes de que el corcho se salga del todo o de lo contrario será un caos y, como todos sabemos muy bien, ¡no quieres quedarte sin vino y con algunas manchas permanentes!

7. Otra manera de abrirla con un zapato…

¡Este método está de moda! Pon la botella de vino dentro de la parte inferior del zapato. Sujeta el cuello de la botella y el zapato, y de manera horizontal estando la botella, golpea el zapato contra la pared varias veces. Esto puede tardar, con lo cual, ¡paciencia! Recuerda que debes parar antes de que el colcho salga del todo y desperdicies el vino.

Desde Yavino, no nos hacemos responsables si algunos de estos métodos no funcionan y te invitamos a que te pases por nuestra tienda online y/o te suscribas.

¡A disfrutar de un buen vaso de vino!

 

Deja un comentario