El Rubio 360º

El Rubio 360º

 

langostino del mar menos

 

La historia de El Rubio 360º comienza con María José, la gerente. Tras trabajar durante años en el restaurante familiar, decidió iniciar su camino por su cuenta, montando el antiguo restaurante Floridablanca, que actualmente está cerrado.

Tras varios años esperando su «local ideal» dio con la terrada de El Rubio 360º, aún sin construir. Se tenía muy claro el concepto gastronómico que se quería llevar a cabo, faltaba el diseño, que era algo que tenía que sumar a la experiencia. Su objetivo era que el mar fuera el cuadro principal del restaurante, que se disfrutara sin ninguna barrera arquitectónica. Y se consiguió en 2016, con la ayuda de Manolo, su diseñador, y su maravillosa empresa de arquitectura.

Y a partir de ese momento, todo fue muy rápido, en marzo el local  estaba en obras y en junio ya estaba en funcionamiento haciendo realidad su sueño, logrando este año su 5º aniversario.

La familia de trabajadores de El Rubio 360º es cada vez más amplia, dependiendo de la temporada nos podemos encontrar hasta 40 personas trabajando en el local.

Su especialidad nace en la comida tradicional de la zona, como es el Caldero y pescados y mariscos que ofrece el Mar Menor, entre ellos encontramos la dorada, lubina, y por supuesto, los langostinos del Mar Menor. Pero no se queda solo ahí, con el tiempo y las nuevas tendencias su carta también se ha abierto a platos internacionales, como los tartares, manteniendo siempre la esencia mediterránea.

La visión de El Rubio 360º no es solo un restaurante, es la experiencia que se vive en el restaurante. El concepto de comida y local va englobado en una experiencia única que ofrecen a que sus clientes vivan en el restaurante, disfrutando no solo de la comida maridada con un buen vino, sino también todas las vistas del Mar.

Aunque no pueden decantarse únicamente por un solo vino favorito, nos recomiendan un vino de alta expresión de Jumilla, en este caso el Clio, o un blanco de la tierra de Bullas, el Salto del Usero.

 

¡Ahora Yavinista toca disfrutar de la buena comida acompañada de unas buenas vistas, como nos ofrece El Rubio 360º, y sobre todo, del buen vino! 😉🍷

 

Deja una respuesta